Primeros auxilios para gatos

Los primeros auxilios para gatos, le ayudarán a brindar esa ayuda inicial a su mascota, previo a la ayuda profesional.

Ante un accidente, que puede suceder en cualquier momento, es mejor prepararse con anticipación, tomar medidas de prevención y practicar eventualidades.

Recientemente recibí un curso básico de primeros auxilios para gatos y perros. Aquí le comparto lo que aprendí, enfocado en gatos.

Tenga siempre presente, que se trata de un primer auxilio, es decir, el gato luego debe recibir un segundo auxilio o más, por un médico veterinario.

Las medidas de prevención son importantes, para estar mejor preparados en caso de alguna emergencia. Empiece por ahí.

Medidas preventivas

  • Mantener un botiquín básico en casa.
  • Contar con la jaula transportadora, no está de más tener un collar de pechera para gatos, con su respectiva correa y un bolso de inmovilización.
  • Saber la dosis, según peso, para suministrar antihistamínico, en caso de reacciones alérgicas que impiden la respiración.
  • Tener siempre a mano el número de contacto de la veterinaria y, de ser posible, de 3 diferentes:
    • La veterinaria más cercana.
    • Una con servicio a domicilio.
    • Un hospital veterinario 24/7.
    • Más un taxi de mascotas.
  • También el teléfono del Centro Nacional de Intoxicaciones, en Costa Rica: 2223-1028. En caso de conocer el nombre del tóxico ingerido, tanto en personas como animales, le harán saber el antídoto.
  • En una emergencia, el 9-1-1 traslada su llamada al centro de intoxicaciones, en cualquier momento.
  • Conozca a su gato sano (comportamiento y condiciones físicas) para notar mejor las señales de alerta de un estado enfermo.
  • En caso de que el comportamiento del gato sea agresivo, recuerde que primero está la integridad del ser humano.
  • Si desea sujetarlo, debe agarrar el pellejo de la nuca y las patas de atrás.
  • En caso de emergencias, puede transportar al gato dentro de una funda de almohada o envuelto en un paño.

Botiquín básico

  • Guantes
  • Gasas
  • Suero sin sabor
  • Jeringa 20 ml
  • Cápsulas de carbón activado (se consiguen en las macrobióticas)
  • Esparadrapo
  • Agua Oxigenada (para heridas muy contaminadas, como mordeduras)
  • Vendaje autoadherible
  • Pinzas
  • Tijeras
  • Pomada antibiótico
  • Pastillas antihistamínico
  • Clorexidina (para limpiar heridas)

Para un botiquín más pro, puede agregar: termómetro (de oreja) y estetoscopio.

Ahora, veremos sobre emergencias y cómo actuar en las principales o las que se dan con mayor frecuencia.

Emergencias médicas en gatos

En casos de emergencia de vida o muerte, en su presencia, usted será una primera ayuda de su gato, antes de que pueda recibir la ayuda profesional.

¿Qué es lo primero que debe hacer?

Lo primero es calmarse, respire profundo y piense que bota el temor y actuará con la mayor ecuanimidad posible.

Luego, revise a su alrededor y el del gato, verifique que el ambiente es seguro.

En caso de persistir algún peligro, procure alejar la situación o retirar al gato del lugar.

Una vez en un sitio seguro, hay tres revisiones por las que se debe empezar y se llaman el ABC de Trauma.

ABC del Trauma

ABC: A de «airway» en inglés (vía aérea), B de «breathing» (respiración) y C de circulación.

Revise que:

  1. La vía aérea está libre, sin obstrucciones.
  2. Haya respiración, el tórax se mueve con las inhalaciones y exaltaciones.
  3. Que la sangre circule (el corazón late).

Estos 3 pasos puede aplicarlos en su casa, con sus mascotas y con personas, incluso en la calle, para brindar ayuda a un desconocido, humano o animal.

Estas tres condiciones son vitales para mantener al ser con vida, por lo que, si alguna falla, hay peligro de muerte.

Así que, es prioritario resolverlas de inmediato.

A -Aérea

Si la vía aérea está obstruida, trate de remover el objeto, con la mano o con pinzas.

Coloque el cuello recto, para que la traquea quede en posición vertical y, mejore el paso del aire.

B -Respiración

Si no hay respiración, debe aplicar respiración asistida.

Puede revisar que el tórax se mueva, otra forma es colocar un papel o un espejo frente a la nariz.

En caso de haber respiración, el papel se mueve y el espejo se empaña un poco.

C -Circulación

Si no hay circulación (revise las pulsaciones), debe aplicar reanimación.

Si falta tanto la respiración como la circulación, debe dar respiración y luego reanimación.

Espere unos segundos para ver la reacción y continúe según el resultado.

Es decir, si empieza a respirar por sí mismo, continúe solo con la reanimación. Si regresa la circulación, siga con respiración asistida.

Si no responde a ninguna, continúe con ambas, hasta que se recupere o llegue la ayuda médica.

Sea consciente que, también el animal podría fallecer, a pesar de la ayuda recibida.

Reanimación

Hay 2 maniobras de reanimación por paro: respiratorio y cardiorrespiratorio.

En caso de paro respiratorio, cuando el animal no respira, se brinda respiración asistida.

En el paro cardiorrespiratorio, cuando no respira y no tiene pulso, se aplica un masaje cardíaco.

Respiración asistida

Para ayudar al animal a respirar, hay que insuflar aire por la nariz y la boca.

El tórax se debe llenar de aire al insuflar. No debe llenar en exceso de aire, ya que podría romperse algo por dentro.

Se aplican 3 insuflaciones y se deja descansar para ver si vuelve a respirar por sí solo.

Se repite cada 15 segundos.

Masaje cardíaco

Se aplica con los dedos de la mano sobre el corazón, en el costado del lado izquierdo al nivel del codo.

Se presiona con suavidad 10 veces y luego se revisa si ha regresado el latido.

En caso de requerir tanto la respiración asistida como el masaje cardíaco, aplique 3 insuflaciones y 10 masajes, revise si hay resultados y repita las veces sean necesarias.

Hasta que llegue la asistencia médica veterinaria o pueda llevarlo, en cuyo caso necesitará un conductor que le traslade mientras sigue aplicando las maniobras.

Principales emergencias en gatos

Recuerde que en la atención de emergencias, puede brindar los primeros auxilios para gatos, suyo o desconocidos, pero en seguida debe ser atendido por un médico veterinario.

Los pasos indicados a continuación, por lo tanto, se refieren a medidas temporales, mientras recibe la ayuda profesional.

Intoxicaciones y envenenamientos

En estos casos, procure la atención veterinaria de inmediato.

Si el gato está consiente, puede:

  • Revisar la boca y quitar cualquier elemento ajeno.
  • Inducir vómito con agua muy salada, más que agua de mar.
  • Dar 1 cápsula de carbón activado, para absorber tóxicos.
  • Llevar de inmediato a la clínica veterinaria.

Debe conocer la manera correcta de introducir pastillas en gatos, así como administrar líquidos con jeringa.

La jeringa no debe introducirse en el gato, debe aplicarse desde la parte más externa, para poder ver si el animal está tragando.

Si no sabe hacerlo correctamente, no lo haga, ya que puede causar la muerte del gato por su intervención.

Para aprender, le sugiero que haga la consulta a su médico veterinario, en visitas regulares, para que sepa cómo se realiza, antes de que se le presente alguna emergencia.

La cápsula de carbón activado se puede administrar de dos formas, tragada o se abre y se disuelve en agua.

En el caso específico de que el gato se coma un sapo, lo mejor es lavar la boca con mucha agua, ya que podría ser venenoso.

Además, si su gato es de comer cosas raras o extrañas, puede ser por falta de algún nutriente en su organismo.

Lea más sobre intoxicaciones en Wikipedia.

Heridas

Las heridas se pueden deber a accidentes, peleas con otros gatos y majones (con puertas que se cierran de golpe, por ejemplo), entre otras.

A veces, incluyen sangrados y hemorragias, externas (que se observan) e internas.

Si requiere realizar un vendaje de emergencia, para detener la sangre, usualmente en las extremidades del animal, lo primero es limpiar con agua y jabón o, clorexidina.

Si es punzo-cortante, como un mordisco o una herida muy sucia, se limpia con agua oxigenada y se lleva al veterinario, para una limpieza quirúrgica.

Traslada a la atención médica, lo más pronto posible.

Vendaje

Para vendar, una vez limpia la herida, se coloca gasa sobre la herida, luego se envuelve con gasa continúa o con vendaje autoadherible, incluso con un pañuelo.

Si es en una oreja, se dobla la oreja sobre la propia cabeza del animal, hacia el lado contrario, luego se coloca la gasa y el vendaje.

En el caso de la cola, se envuelve con la venda de la punta hacia la base.

Si fuera en el torso, se puede colocar un paño limpio o una funda de almohada, luego cubrir con el vendaje.

Recuerde que, el vendaje es una ayuda provisional, mientras recibe la atención veterinaria.

Fracturas

Las quebraduras son muy dolorosas, por lo que se trabajan con el animal sedado.

Así que, lo mejor es llevarlo lo más pronto posible a un hospital veterinario.

Procure moverlo lo menos posible y transpórtelo de inmediato al veterinario.

Ahogamiento y asfixia

Es difícil que un gato se ahogue con agua, pero podría suceder con su propio vómito.

Si es asfixia, primero revise la boca, en caso de haber algún objeto atravesado y vea si lo puede sacar con los dedos o con pinza larga.

En ambos casos, se agarra el animal al revés, con las patas de atrás hacia arriba (estilo carretilla) y se sacude, para ayudar a que el líquido salga de los pulmones o el objeto extraño de la traquea.

Se hace durante medio minuto. Cuente de 1101 a 1130.

Mordeduras y picaduras

Si fuera una pelea de gatos, a su alcance, busque algún tipo de barrera para interponer, por ejemplo, un paño, una sábana o una lata.

Recuerde no meter ni sus manos ni sus pies, ya que primero debe procurar su integridad física y el gato tiene 5 armas muy potentes, la boca y 4 patas.

Si hay alguna herida por mordedura, vea la información de heridas y vendajes.

Si hay alergias a picaduras de insectos, como hormigas y avispas, el animal se inflama. Hay que darle un anti-inflamatorio oral (una pastilla).

Para ésto, es muy importante que sepa, con anticipación, la dosis requerida para su gato, según el peso y la edad.

Así como, saber administrarla.

En casos extremos, en que requiere una inyección, siempre debe ser por un médico veterinario.

Si fuera por una serpiente, no trate de succionar el veneno, el animal llora, hay síntomas de envenenamiento y el área afectada se inflama.

Coloque una compresa fría para ayudar a contraer los vasos capilares.

Requiere un suero antiofídico, en una veterinaria que cuente con este tipo de anticuerpos, ya que no todas tienen.

Quemaduras

En el caso de quemaduras simples, en las que la piel se pone roja, limpie con agua fría, hidrate el área quemada y corte el pelaje de alrededor.

Luego, coloque una venda mojada y lleve a la clínica veterinaria.

En caso más graves, con bombas o ampollas, lleve directamente al veterinario.

¿Cómo saber si mi gato está enfermo?

Es importante conocer a su gato cuando está sano, para facilitar la observación de los síntomas de enfermedades.

Ya que, por su instinto de supervivencia, los gatos son muy disimulados, tienen una gran habilidad para ocultar al máximo sus dolencias y problemas de salud.

Si el gato no se acicala, está mal.

Debe comer cada día, si el gato no come por 48 horas, puede generar hígado graso y producir una emergencia médica.

Algunas de las principales señales de enfermedad son:

  • Frecuencia cardíaca acelerada.
  • Debilidad, colapso repentino.
  • Vómito o diarrea.
  • Depresión, demasiada excitación, inconsciente.
  • Ojos opacos, hundidos, lagañas de color extraño.
  • Lagrimeo o babeo.
  • Nariz seca, secreciones.
  • Boca sucia, encías no rosadas.
  • Mal aliento.
  • Pelo sin brillo o pegajoso.
  • Fiebre, hipertermia, hipotermia.
  • Anorexia, bebe mucha agua o muy poca, orina anormal.
  • Comportamiento poco usual.
  • Se esconde o duerme en lugares ocultos que antes no usaba.
  • Heces anormales: negras, muy líquidas, muy sólidas.

Examen físico general en gatos

Practique todas las semanas o con alguna periodicidad, para que se acostumbre a realizarlo y conozca a su gato sano.

Así será más fácil reconocer a su gato enfermo.

Inicie siempre en el mismo orden, con el fin de recordar los pasos, de la punta de hocico a la punta de la cola o viceversa.

Parte frontal

  • Nariz: húmeda, sin secreciones, respiración normal.
    • Frecuencia respiratoria (¿cuántas veces respira en un minuto?) normal en gatos: 20-42.
  • Ojos: membranas rosadas.
  • Boca:
    • Dientes en buen estado.
    • Encías rosadas, si presiona la encía con el dedo se pone blanca pero regresa a ser rosada en 2 segundos (diga 1101, 1102, para contar los 2 segundos).
    • Encías no deben ser rojas ni pálidas ni amarillas ni azul/morado.
    • Garganta libre de cuerpos extraños.
    • Mandíbula sin pelotas anormales.
  • Orejas: limpias, sin olores extraños, cera normal (si es color ocre no es normal).
  • Tranquea: no se sienten objetos extraños, ni presenta dolor al tocar.

Central y trasera

  • Tórax: sin inflamaciones y se mueve normalmente por la respiración.
  • Pelo: normal, sedoso, no pegajoso.
  • Corazón: hay circulación.
    • Pulso: se sienten las pulsaciones al colocar la mano en el costado al nivel del codo izquierdo o, atrás en los muslos, del lado de adentro.
    • Contar latidos por minuto: cuente la cantidad de latidos en 15 segundos, con un cronómetro o segundero, luego los multiplica por 4.
    • Latidos por minuto normales en un gatos: 140-220.
  • Abdomen: no hay dolor al palpar con los dedos y presionar con los pulgares, ni masas extrañas.
    • En hembras: las mamas no están duras ni sudorosas.
    • En machos: prepucio rosado.
    • Órganos genitales: se ven bien o normales.
  • Columna (desde la cabeza hasta la base de la cola): no hay dolor al presionar. Si se queja, hay un dolor.
  • Cola: se ve bien o normal.
  • Temperatura: no se siente caliente.
    • Normal en gatos: 38-39,2 ºC.

Terapias alternativas para gatos

Puede encontrar buenos resultados en terapias florales y aromáticas, con aceites esenciales.

Por ejemplo, para subir el sistema inmune, mejorar comportamientos no deseados y manejo de emociones.

También en el caso de apoyo en la preparación para cirugías y la recuperación, en cuanto a cicatrización de heridas.

En bienestar emocional, para amenizar y para tratar la ansiedad.

Incluso, en procesos de duelo, en el caso de pérdidas de compañeros (otros animales) y de fallecimiento de personas miembros de la familia.

Los primeros auxilios para gatos, le ayudarán a brindar esa ayuda inicial, en caso de emergencia, previo a la ayuda médica profesional.


Primeros auxilios para gatos

Vea toda la información del blog sobre Gatos.

Categorías: Gatos

Helen Bogantes

Mercadóloga, viajara, cat-sitter y minimalista.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *