Viaje solidario

Viaje Solidario

Un viaje solidario, más allá de la caridad, busca que el viajero ponga su grano de arena en el bien social y deje un poco de su corazón en el lugar que visita.

De un simple viaje a una increíble experiencia transformadora, que cambia vidas.

Así es una vivencia de un voluntariado internacional. Que no se confunda con las nuevas formas de hospedarse gratis en hostales a cambio del trabajo regular.

Una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, fue la de hacer mi primer voluntariado internacional, en Suiza.

Ciertamente, lo que una vez fue un sueño, pasó a ser una experiencia transformadora que, literalmente cambió mi vida para siempre.

Si en sus sueños está hacer un viaje solidario, algún proyecto con contenido social o voluntariado, aquí le tengo algunos buenos consejos y recomendaciones.

Va a conocer el lugar desde un punto de vista diferente, con una perspectiva solidaria y una cooperación comunitaria, que hará que su viaje sea único.

El mundo necesita más voluntarios, que sean agentes de cambio y estén dispuestos a sustituir unas simples vacaciones por un viaje que transforme sus vidas.

Antes de su viaje solidario

Si aún no sabe por dónde empezar o a dónde ir, lo primero que debe hacer es tomar tiempo para pensar en qué desea.

Tome en cuenta sus debilidades e inseguridades y, su razón para querer realizar un viaje solidario.

Cuanto mayor sea su motivación, mejor oportunidad de vencer sus miedos tendrá, así como, mayor posibilidad de disfrutar su experiencia.

También, tenga presente sus fortalezas, capacidades y expectativas, para encontrar el ámbito de acción que mejor le calce.

Primero, busque información, lea sobre las diferentes oportunidades y sitios, revise con qué tipo de proyecto se siente mejor.

En mi caso, primero decidí el país en el que quería vivir y luego (de buscar por algún tiempo) encontré una organización que me recibiera.

Puede darse algunas ideas de proyectos con los cuales realizar un viaje solidario leyendo Voluntariados Internacionales.

Luego, una vez seleccionado el tema o posibles proyectos, investigue sobre la organización y las opiniones o testimonios de quienes han participado.

Además, busque información sobre el país y ciudad en donde estaría ubicado su viaje solidario. ¿Cuáles serán las condiciones que le esperan?

Por ejemplo, el clima, la comida, la cultura, la vestimenta, los requerimientos de visa, las vacunas obligatorias, etc.

Revise el presupuesto que va a necesitar, los costos del viaje, el pago del voluntariado (si es necesario), el boleto aéreo, los traslados, el seguro médico internacional, gastos para contingencias, etc.

Vaya reservando su dinero hasta tener el suficiente para cubrir su viaje.

Si quiere sugerencias de ahorro extremo lea Formas de Ahorrar Dinero para Viajar.

Por último, teniendo todo claro, aplique para ser aceptado (si todo sale bien) en el proyecto de su elección.

Preparación

Una vez sea confirmada su participación en el proyecto u organización que eligió, toca preparar la logística de su partida.

Compre su pasaje de avión o tren (o el transporte que requiera) y su seguro de viajes.

Conozca un poco más sobre su destino, prepárese para la inmersión cultural que tendrá, quizá un poco de idioma (si va a un lugar con otro lenguaje) y de historia.

¿Debe aprender alguna destreza con anterioridad? Quizá deba preparar sus propios alimentos y nunca ha cocinado. Será hora de empezar.

¿Qué va a llevar en su mochila? Si desea viajar ligero, lea Con la Maleta de Mano.

Ropa cómoda, protección para el clima, artículos de aseo, botiquín para emergencias, dispositivos electrónicos, adaptador de tomacorriente.

Recuerde que también es un proceso de pérdida, al menos temporal, para quienes quedan atrás. Como su familia, amigos y hasta mascotas.

Platique con su entorno sobre sus expectativas y sus deseos, las razones por las que ha tomado la decisión y de qué forma le hace feliz.

Realice actividades con ellos que favorezcan un cierre positivo, antes de viajar.

Haga los arreglos que sean necesarios antes de partir.

¿Vende todos sus bienes? ¿Deja cosas en custodia o en bodega? ¿Quién va a estar a cargo de sus mascotas? ¿Hay que dar algún mantenimiento a su casa? ¿Deja a alguien de confianza con un poder general para actuar en casos legales?

También, pregúntese de qué forma puede prepararse física y psicológicamente para tener una mejor experiencia.

Durante su viaje

Llegar a su destino será el momento de la verdad.

Si se siente bien desde el inicio, ha tenido una buena preparación y está aceptando positivamente la experiencia.

Cuide su salud en general, alimentación, condición física, descanso y manejo del estrés.

En caso de tener un poco de mal de patria, puede ser momentánea o pasajera. Luego quizá tenga un mal de patria invertido y quiera regresar a su destino o continuar con otro en lugar de volver a casa.

Es bueno mantener el contacto con los seres queridos que quedaron en su terruño, aunque la frecuencia pueda depender de su acceso a internet.

Llevar un diario narrando su experiencia, es una excelente opción para manejar sus sentimientos y ordenar sus ideas.

Quizá tiene un lado más artístico y se exprese mejor con dibujos, coloreando o cantando.

¿Cuenta con un apoyo emocional? ¿Con quién puede hablar o a quién puede contactar?

Además, si llega a necesitar los servicios de la embajada o consulado de su país, sepa a dónde dirigirse. A lo mejor el sitio más cercano está en otro país.

Si el programa ha llenado sus expectativas, es altamente probable que desee repetirlo o tener una experiencia similar.


Si desea que le guíe en el proceso, reserve una sesión Uno-a-Uno:

Viaje Solidario
Categorías: Viajar

Helen Bogantes

Mercadóloga, viajara, cat-sitter y minimalista.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *